La historia del póquer

Historia del póker

El póquer se juega de distintas formas alrededor de los clubes y casinos de todo el mundo, e incluso se juega de manera online. En términos generales es el juego en el que la persona con la mejor mano gana, pero realmente ¿cuál es el origen de este juego tan conocido? y ¿cómo ha sido su evolución en Internet? 

Orígenes del juego

Aunque es complejo determinar el origen del póquer, este es el resultado de la combinación de varios juegos y culturas del mundo. Se cree que sus inicios se dieron en diferentes juegos asiáticos antiguos, como una especie de dominó chino, y juegos de cartas europeos, como el «As Nas», que posteriormente fueron llevados a Estados Unidos, donde se creó el póquer como lo conocemos hoy en día.

A pesar de que hay muchos datos históricos que considerar para determinar su procedencia exacta, los historiadores concuerdan en que el póquer se hizo popular como un juego de apuestas al momento de llegar a Norte América, y luego de comenzar a jugarse habitualmente en los clubes y casinos.

Este juego ha evolucionado enormemente con los años, no solo como juego en sí mismo, sino en su manera de jugarlo. Con la globalización, el póquer se adaptó y ahora se puede jugar en Internet, incluso se encuentra disponible en casinos online en los cuales se puede jugar con personas de todo el mundo, a diferencia de algún tiempo atrás, sin salir de la casa.  De hecho, jugar de manera virtual se ha vuelto tan popular que ahora no solo se puede encontrar póquer navegando, sino que el resto de los juegos de azar más conocidos, como la ruleta, el blackjack o el baccarat, y las populares tragaperras online de frutas con tres tambores, al igual que maquinas de temática especial.

La historia del póquer

Fuente: Pixabay

¿Póquer online o en vivo?

El póquer es tan jugado en persona como lo es por Internet, pero realmente el póquer online tomó vuelo cuando Chris Moneymaker, un joven chico de Nashville, se convirtió en la primera persona en ganar la Serie Mundial del Póquer después de clasificar en línea. Chris invirtió 39 dólares en la sala de cartas online y su premio fue de 2 500 000 de dólares. Actualmente, su historia se conoce como «el efecto Moneymaker» y desde entonces esta ha inspirado a miles de personas a probar su suerte en el póquer.

Aunque algunos jugadores todavía prefieren ir a los casinos porque tienen la oportunidad de observar a sus contrincantes, o disfrutan del ambiente que ofrecen, la realidad es que la mayoría de las personas optan por los casinos online. Esto se debe al gran confort que se obtiene al jugar desde casa, o la facilidad de poder acceder a estas plataformas en cualquier lugar y cualquier momento usando un dispositivo móvil, así pues, la tecnología ha transformado el ocio al igual que otros sectores. Pero lo que realmente ha llevado a los casinos virtuales al estrellato es la gran variedad de juegos y sitios online que se pueden encontrar navegando en la web en contraste con la cantidad de opciones que da un solo establecimiento.

Indudablemente el póquer tiene una larga historia detrás que ha evolucionado mucho desde sus orígenes. Lo cierto es que si bien el póquer como lo conocemos se prefiere jugar en un casino, con toda la emoción del momento, o en un ordenador más cómodamente en casa, este sigue siendo el mismo juego con las mismas reglas. Ya sea que esté sentado en una mesa de póquer real o virtual, ambos juegos hacen sus apuestas por sacar la mejor mano y ganar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Carlos González-Román Ferrer +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.