Cómo diseñar un buen logotipo paso a paso

diseñar un buen logotipo

A primera vista, diseñar un buen logotipo puede parecer una tarea de «coser y cantar». Sin embargo, crear un logo de calidad que exprese claramente la idea principal es bastante más complicado que eso.

A lo largo de este artículo te daré las pautas más importantes a tener en cuenta para comenzar con el diseño del logo propiamente dicho. Además, te contaré algunos trucos útiles que te permitirán ponerte en marcha y obtener el mejor resultado posible.

¡Genera un logotipo atractivo a partir de los siguientes consejos!

diseñar un buen logotipo¿Qué es un logotipo?

Lo más habitual es ir a la RAE y buscar su definición. Nos dice la Real Academia que un logotipo es un: «Símbolo gráfico peculiar de una empresa, conmemoración, marca o producto.» Sin embargo, esta lacónica definición se deja muchos matices en el tintero. 

En el mundo de la publicidad, los profesionales distinguen entre varios tipos de logos: logotipo, imagotipo, isotipo o isologo, dependiendo de si  está formado solo por letras, solo por imágenes, por imágenes y letras o por la unión de un símbolo gráfico y un texto a partir de la representación de signos tipográficos.

¿Qué tener en cuenta a la hora de crear un logo?

El logo es la imagen corporativa de una empresa y por tanto, se trata de uno de sus aspectos esenciales.

Lo primero que hay que comprender es que un buen logotipo debe utilizar los diferentes colores, formas y tipografías para reflejar los valores esenciales de la empresa. El objetivo principal de un logo es inspirar confianza y diferenciarse de la competencia.

En segundo lugar, hemos de diseñar un logotipo con mucha información,  esmero y con la mente clara, ya que si no está bien pensado puede causar un efecto contrario al que pretendemos. 

diseñar un buen logotipoCaracterísticas básicas de la versión original de un logotipo

  • Debe ser simple, fácilmente reconocible y memorizable.
  • Debe llevar como máximo tres colores.
  • La tipografía ha de ser legible.
  • No tiene que incluir sombras ni degradados.
  • Debe mostrar de alguna forma los servicios que ofrece la empresa.
  • Es importante su versatilidad para que sirva para todo tipo de soportes.
  • Tiene que ser escalable sin perder calidad, para ello ha de ser una imagen vectorial.
  • Tiene que contener elementos atemporales para no quedar obsoleto en dos o tres años. 
  • Debe visualizarse correctamente en blanco y negro. 
  • Han de poder invertirse los colores y aún así verse bien.
  • No ha de dar lugar a imágenes que puedan causar malos entendidos.

Es hora de hablar con tu cliente

Para llevar a cabo una planificación correcta y eficiente, es importantísimo que le hagas a tu cliente una serie de preguntas. De esta forma podrás hacerte una idea clara de lo que necesita y de lo que quiere para enfocar adecuadamente tu trabajo.

Preguntas tales como nombre de la empresa, significado del nombre, sector, servicios y productos que ofrece. Cuál es su antigüedad, cuáles son sus competidores principales y su público objetivo. ¿Tiene logotipo actualmente? Cuáles son las razones por las que quiere rediseñarlo. ¿Qué desea transmitir? Consultarle sobre sus preferencias de estilo, colores favoritos y dónde se va a utilizar el logotipo, entre otras cosas.

Todo lo que consideres importante para inspirarte puedes consultarlo con tu cliente; eso sí, no lo agobies con demasiadas preguntas o lo perderás por aburrimiento. A partir de sus respuestas tendrás una idea clara para comenzar y también, en base a ellas, podrás elaborar el presupuesto.

Cómo diseñar el logo propiamente dicho

Ha llegado el momento de poner manos a la obra. Y, aunque cada diseñador tiene su particular forma de trabajar, las más habituales son:

  • Tormenta de ideas: para analizar las fortalezas y debilidades de la empresa. 
  • Bocetos: no importa si no dibujas bien, haz decenas de garabatos con tus ideas y tarde o temprano llegarás a la imagen que necesitas.
  • Digitalización del diseño: es el momento de abrir tu programa de diseño vectorial favorito: Corel Draw, Inkscape o Adobe Illustrator, entre muchos otros.
  • Envío de tu propuesta al cliente: bríndale la posibilidad de opinar antes de darle el formato final.
  • Revisión y retoques: una vez que el cliente acepta tu propuesta, es momento de pulir los detalles.
  • Envío del material: prepara el logo en los diferentes formatos: pdf, png, jpg, etc.

¿Quieres saber más? ¿Cuál es tu método para diseñar un buen logo? ¡Compártelo con nosotros!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Carlos González-Román Ferrer +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.